+ 34 91 879 45 59 // +34 649 555 666 ignaciorojo@bestcables.es

A todos los que tenemos carnet y hemos conducido durante algunos años nos ha pasado alguna vez el ir circulando por la carretera y notar unas pequeñas vibraciones en nuestro coche.

Muchas personas apenas se percatan de este problema y otras, aunque lo notan, piensan que no es nada de lo que preocuparse.

La realidad es que cualquier pequeño problema que pueda sufrir el coche es importante revisarlo y, si es necesario, repararlo antes de que se convierta en un gran problema, mucho más complejo y costoso.

En el artículo de hoy, queremos darte algunos de los posibles diagnósticos por los que puede que tu coche vibre cuando circulas por la carretera.

Razones por las que un coche vibra

Son muchas las posibles razones que pueden hacer que tu vehículo sufra de estas vibraciones en el volante, desde la suspensión hasta el motor. Analicemos las principales.

Vibraciones por los frenos

El motivo más común por el que se producen este tipo de vibraciones en el volante al superar una velocidad determinada suelen ser los frenos del vehículo.

Esto ocurre cuando los discos de freno del vehículo se encuentran deformados y, por ende, no son totalmente regulares. Al circular, esta deformación en los discos puede provocar que el vehículo vibre.

En este caso, lo más común es que la vibración se vea incrementada al momento de pisar el freno.

Vibraciones por los neumáticos

Junto con los frenos, los neumáticos son otro de los causantes más comunes de las vibraciones al circular con el vehículo. En este caso, las vibraciones se producen debido a un desgaste desigual, o debido a un defecto producido por el paso del tiempo.

Los motivos más comunes para que los neumáticos se deformen y acaben produciendo vibraciones al circular son que el vehículo ha permanecido mucho tiempo sin moverse o que se circule durante mucho tiempo con una presión inadecuada.

Por eso, te recomendamos que revises de manera habitual la presión de los neumáticos. De esa manera, no solo evitarás las posibles vibraciones, sino que podrás evitar un posible accidente derivado del mal estado de los neumáticos.

Vibraciones por la dirección

Otra posible causa de las vibraciones que sufres al circular puede ser la dirección. Esto sucede cuando no se encuentra equilibrada a la perfección y, por lo tanto, los neumáticos no ruedan de manera natural, desembocando en la vibración del volante.

Una dirección desalineada genera un myor desgaste de los neumáticos, un incremento notable en el consumo, un peor comportamiento del vehículo en carretera y las ya mencionadas vibraciones.

Vibraciones por la suspensión

Aunque no es la causa más común, la suspensión puede ser también la causante de las vibraciones del volante al circular. El motivo por el que la suspensión puede generar las vibraciones puede ser que los amortiguadores se encuentren en mal estado.

Vibraciones por  el motor

A priori, puede parecer que el motor no puede tener nada que ver con las vibraciones del volante. Y, aunque se trata de la opción mencionada menos probable, también puede ser el causante de las vibraciones.

Puede deberse a un mal estado de las bujías, falta de aire en la combustión o, incluso, algún cable en mal estado que genera una mala explosión del motor.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Más información   
Privacidad